Viernes, febrero 03rd, 2012 | Author:

Para preservar la intimidad, la decoradora escogió unas persianas de lamas y unos estores a rayas, que dan un aire alegre y juvenil al espacio. Otro cambio interesante fue la creación de un nuevo office, restando algunos metros al comedor. Ahora la cocina está formada por una zona de trabajo, alicatada y con un pavimento de baldosas, y un espacio para comer, con parquet y pintada en blanco hueso. El mobiliario, lacado en este mismo tono, es el elemento que relaciona y unifica las dos zonas.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in