Miércoles, enero 09th, 2013 | Author:

Buscaremos un tallo lo suficientemente fuerte, procederemos a cortar la parte superior, a la vez que reducir sus hojas casi a la mitad, con ello evitaremos una excesiva transpiración y la planta utilizará todas sus energías para producir nuevas raíces.
Con los geranios actuaremos de igual manera que con el ejemplo anterior, si bien aqui reduciremos el número de hojas sin ser necesario el cortarlas. En ambos casos es necesaria una humedad adecuada.

Categoría: Jardineria
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in