Jueves, abril 18th, 2013 | Author:

Pero antes de entrar en la masía, ya sorprende el camino que hay que recorrer para llegar a ella; bordeado por cipreses que se recortan sobre la piedra de la fachada, se comunica con el porche y el jardín, perfumado por los aromas de tomillo, lavanda y hierbabuena.

Categoría: Casas de Campo
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in