Archivo para la Categoría » Vitrinas «

Domingo, marzo 27th, 2011 | Author:

Vitrinas exhibidoras

En la pared del fondo se realizaron dos grandes vitrinas exhibidoras con focos dirigidos que resaltan la belleza de los objetos. Destacan unos cocos con plata de los siglos XVIII y XIX, así como una colección de objetos de hueso realizados por los prisioneros de guerra en la época de Napoleón. En posición frontal con respecto a la chimenea y para disfrutar de la misma, se ha colocado una silla Birmana con brazos procedente del siglo XIX; junto a ella, otra silla realizada en pergamino pintado a mano con remates de bronce, diseño de Bugatti. Por más información visite Decoracion Habitaciones.

Domingo, noviembre 07th, 2010 | Author:

Puertas de cristal en muebles modernos

También nos admiraban, ya algo más mayores, cuando las novelas y la poesía nos habían seducido, encontrarnos con librerías con grandes puertas de cristal, a veces emplomados o con alma de metal, que evitaban el polvo a libros encuadernados en piel con lomos delicadamente impresos y guardas decoradas con papeles de aguas, siempre diferentes. Las vitrinas seguirán estando en nuestros sueños y se recuperan ahora con las mismas posibilidades y sin aparente función, para guardar en su interior las preciosas vajillas decoradas, los muñecos que siempre nos miran tentadores o los libros y piezas de colección, recuerdo de toda una vida o de varias generaciones. Por más información visite Decoracion Interiores.

Sábado, noviembre 06th, 2010 | Author:

Colección en vitrina de mueble

Si nuestras tías o abuelas, ese día disponían de tiempo y paciencia, nos abrían la caja mágica y transparente con unas llavecitas minúsculas, dejando ver y hasta tocar con el cuidado de su mirada vigilante, alguna de esas maravillas. El encanto y la suerte era ya todo un sueño, cuando la vitrina guardaba una colección de muñecas antiguas, de caras delicadamente pintadas y vestidos llenos de lazos y puntillas, acompañadas de bebés con cabecitas de biscuit. Los niños también tenían su sueño dorado en las colecciones de figurillas de soldadi-tos de plomo, ordenados como en un desfile, siempre marciales y sin más ánimo guerrero que mostrar sus uniformes de opereta.